La llegada de un gatito a casa

Si estáis pensando tener un gatito en casa o el nuevo miembro de la familia ya ha llegado, seguro que estos consejos os vienen bien.


Es importante tener en cuenta que un gatito es algo más que una enternecedora bolita de pelo. El nuevo compañero requiere que se le dedique atención y sencillos cuidados. Además, antes de llevarlo a su nuevo hogar, es necesario realizar unos mínimos preparativos que van a garantizar la salud de nuestro nuevo amigo, pero no os alarméis! Sus cuidados con muy sencillos, pero siempre es mejor conocer las necesidades alimenticias, sanitarias y algunos otros aspectos para una buena convivencia.



Los preparativos

Para que el gatito pueda explorar su nuevo entorno con tranquilidad es importante decidir qué habitación será su hogar durante los primeros días y asegurarse de que tenga una puerta que lo resguarde del ajetreo de la casa (incluyendo niños y otros animales de compañía), que puedas dejar entre abierta para que explore el resto de la casa cuando se sienta cómodo.

Los gatos son animales que aprenden muy rápido. Durante los tres o cuatro primeros días, la comida y el agua estarán cerca de esa habitación, con el fin de que el animal no tenga que recorrer grandes distancias para encontrar lo que necesita. Posteriormente, tendrás que ir separando la bandeja de la arena del rincón donde irán sus comederos.

Si tienes otros animales domésticos, intenta mantenerlos separados durante las primeras horas. Después, haz las presentaciones de forma gradual, dejándole espacio para acercarse o retirarse si lo desea.

¿Qué accesorios hay que comprar?

Es importante que cuando el gato llegue a su nuevo hogar encuentre todo preparado

Su transportín. El primer viaje a casa ya debe hacerlo en su transportín, ya que es igual de peligroso para el gato como para el resto de viajeros que este vaya sin sujección.
El transportín debe ser suficientemente especioso como para que el gato, una vez adulto, pueda ponerse en pie y no le resulte dificultoso darse la uuelta. Además es importante que tenga una buena ventilación y que el gato no se sienta atrapado.

Su cesto. Una cama confortable donde el gato se sienta seguro. Os recomendamos algo sencillo, con una manta para que se siente cómodo y caliente, y al que pueda acceder fácilmente.

Su bandeja de arena. Un cajón de arena suficientemente profundo y una pala para eliminar los malos olores.
*En otro post os hablaremos de los tipos de arena.

Dos comederos. Uno pequeño para las croquetas y otro más grande para el agua, que siempre debe tener a su alcance.

Un rascador. Si se acostumbran a usarlos desde pequeños te quitarás muchos disgustos por los muebles de la casa.

Juguetes. El juego es una actividad esencial para nuestro gatito y, además, nos va a permitir establecer una relación más íntima con él. Es muy importante para el gatito acceder a utensilios con los que jugar y que, además, las cosas sencillas que están al alcance de cualquiera le van a servir para pasar ratos muy agradables. Los gatitos son juguetones y curiosos, por lo tanto cualquier cosa que ruede o haga ruido les va a atraer. Una pelota de ping-pong o el cartón del rollo del papel higiénico son juguetes seguros para él.

Los peligros domésticos

Los gatos son curiosos y aventureros por naturaleza, y en nuestro hogar existen numerosas trampas de las que no somos realmente conscientes, y algunos gestos u olvidos pueden poner en peligro su seguridad. Tomando unas mínimas precauciones, lo protegeremos de posibles accidentes domésticos.

Ten cuidado con:

- Puertas abiertas de ciertos electrodomésticos (lavadora, secadora o el horno), que pueden atraer al gatito por su calor.
- Aparatos eléctricos, como la plancha
- Productos de limpieza (lejía, desinfectantes, detergentes, insecticidas o anticongelante).
- Cables eléctricos
- Chimeneas desprovistas de resguardos y estufas encendidas.
- Agujas e hilos, muy llamativas para nuestros animales y muy peligrosas.
- Medicamentos. Recuerda que algunos de nuestros medicamentos pueden ser muy perjudiciales para él!
- Las plantas, ya que hay una gran variedad que pueden resultarles venenosas si las mastican. Consulta con tu veterinario.


A los gatos les encanta esconderse dentro de armarios, cajones, debajo de los muebles...Prever posibles escondites limitará el riesgo de accidentes.

Asimismo, acostúmbrate a mirar dónde pones los pues y nunca cierres la puerta sin cerciorarte de que no hay ninguna bolita de pelo.


Por último, os recomendamos una visita al veterinario. Aunque hayáis adquirido a vuestro nuevo compañero con todas las garantías, debe ser revisado por un experto, ya que es él quien puede evaluar realmente el estado en el que se encuentra. Además tu veterinario te informará sobre desparasitaciones, vacunas y cualquiera otra duda que puedas tener.