El sobrepeso (parte III) Solución

Y ahora que sabemos que a nuestro compañero le sobra algún kilo, ¿qué hacemos?

Lo primero que tenemos que hacer es establecer el peso ideal de nuestra mascota, y saber cuanto tiene que perder. Una vez hecho esto, estableceremos un "PLAN DE REDUCCIÓN DE PESO" basado en tres pilares: alimentación, ejercicio y control veterinario.

1.CONTROL VETERINARIO

- No es que sea más importante que los demás puntos, pero lo ideal, es consultar al veterinario antes de comenzar cualquier programa de reducción de peso. Te informará de las herramientas a tu disposición en esta "lucha" y te ayudará a diseñar un programa de pérdida de peso exclusivo para tu mascota, así como a identificar los problemas específicos, y a descartar otras patologías que pueden estar implicadas en el proceso.

2.ALIMENTACIÓN

-STOP a la alimentación "ad libitum". Si el animal dispone de pienso a voluntad, comerá continuamente por encima de sus necesidades.

-Es muy importante medir de forma estricta la cantidad de alimento que recibe el animal, calculando los requerimientos energéticos, basándonos en el peso óptimo del animal y no en su peso real. Esto ayuda a mantener uniforme el tamaño de la porción, evitando la tendencia natural a poner un poco más.

Todas las marcas de alimento seco o húmedo, por lo general, traen una tabla con la cantidad de alimento estimada al día, según la talla y edad de nuestro animal. Son solamente orientativas, e influyen otros factores, como el grado de actividad física, en la cantidad de alimento que le podemos administrar, y siempre han de ajustarse a cada uno individualmente; pero si nunca has medido la comida que le das, es una buena orientación.

-Eliminar las sobras de comidas y las golosinas. No debes sucumbir a la tentación de darle caprichos entre horas, ya que equivalen a un aporte altísimo de calorías sin aportación nutritiva alguna. En caso de darle alguna golosina, debes descontar el aporte energénico de las mismas de la ración diaria de comida.

En problemas leves de sobrepeso, solo con cambiar nuestra actitud al alimentarles, ayudamos mucho al control del problema. Simplemente con empezar a fijarnos en cuanta comida le damos a lo largo del día, sirve para tomar conciencia de los errores que cometemos. Tener el plato con alimento todo el día, darle golosinas, o parte de nuestra comida cada vez que pide, hacen que al final del día coma mucho más de lo que necesita, y no nos damos cuenta.

3.EJERCICIO

-El ejercicio regular es fundamental para la reducción de peso, debemos aumentar la cantidad que hace nuestra mascota.

Podemos aumentar el nivel de actividad de. animal con diferentes juegoa, con pelotas, dando largos paseos diarios, etc

  Si vivimos en una casa con jardín o finca, a veces, pensamos (erroneamente) que nuestro perro no necesita ejercicio, porque ya está suelto todo el día, y en realidad, salvo honrosas excepciones, esto no es así, y nuestro amiguito se pasa las horas echándose la siesta en el porche. Hay que sacarlos a pasear o estimular la actividad física igualmente, y además, agradecerá que lo saquemos de la rutina a conocer olores, vecinos y caminos nuevos.

En resumen, a la hora de poner a dieta a nuestros animalitos, debemos tener en cuenta que es un proceso largo en el tiempo, el cual requiere el compromiso y la absoluta concienciación por parte de toda la familia, un plan de alimentación estricto, ejercicio y un control del paciente por parte del propietario y el veterinario.



Con esto terminaños nuestra trilogía sobre la obesidad.

¡Esperamos que os haya resuñtado útil!